También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 27 de enero de 2016

Festival de realismo argentino al extremo


Con el objetivo de difundir y jerarquizar a los artistas plásticos de nuestro país, Colección Alvear de Zurbarán en Buenos Aires, inaugura la muestra colectiva “Realismo Argentino” desde el 1 de febrero al 4 de marzo. Se reúnen veintiún pintores de reconocida trayectoria. 



Por Camila Reveco 

Periodista cultural especializada en artes plásticas 

camilareveco.mza@gmail.com 



El escenario: 

Seamos sinceros: el oficio, la técnica y la minuciosidad que exige el realismo no ha sido valorado en los tiempos que corren. Gran parte de los pintores que siguen apostando por este estilo se sienten excluidos de muchas de las ferias internacionales de arte y deben enfrentarse a la apatía y el desinterés por parte de un circuito hostil en donde reina la frivolidad y se privilegian las corrientes estilísticas de moda en donde no se exige calidad, sino cantidad. Además, sus obras no cotizan en las cifras exorbitantes de dinero comparándolas con otras de técnica relativamente sencilla -ahí nos metemos en un tema complejo que tiene que ver en cómo se establece el precio de una obra determinado por el mercado-. Lo cierto es que gran parte del circuito artístico ha desprestigiado el talento priorizando propuestas de dudoso valor estético. 

La muestra: 

La muestra "Realismo Argentino" que organiza Colección Alvear de Zurbarán, representa un soplo de aire fresco dentro de un marco en donde reina la improvisación absoluta. El espacio, dirigido por el Dr. Ignacio Gutiérrez Zaldívar, convoca en esta oportunidad a veintiún pintores para exponer desde el 1 de febrero hasta el 4 de marzo en Buenos Aires, ciudad que se destaca en el mundo por la cantidad de museos, galerías y salas de arte que ofrece al público.

“Realismo Argentino” se inaugura no sólo con el fin de difundir y promocionar a nuestros pintores contemporáneos, sino también con el objetivo de jerarquizar al artista plástico que, dentro de las infinitas posibilidades de creación, eligió al realismo para expresarse y esa elección le significa un verdadero desafío.
Nos estamos refiriendo a un estilo que ha sabido permanecer a través del tiempo y por sobre todo transmitir nuevas ideas, mutar y re-configurarse, trascendiendo de lo meramente representativo y demostrando que no tiene límites.

Convocamos para este artículo a cinco de los pintores de extraordinario oficio que forman parte de la muestra: Gisela Banzer (La Plata), Mauro Cano (Mendoza), Alicia Carletti (Buenos Aires), Juan Manuel Jaimes Roy (Córdoba) y Daniel Kaplan (Buenos Aires). A todos ellos les realizamos las mismas preguntas.

Comparar sus respuestas es más que interesante y enriquecedor para el debate en torno al arte contemporáneo porque se trata de artistas que no sólo tienen virtuosismo y respaldo técnico, sino que además representan un universo plagado de magia que impacta y alucina. Las obras que exponen son el resultado de un trabajo hecho a conciencia, seguro y tenaz y en donde sobresale la práctica y el estudio. Frente a su obra, no necesitamos la presencia de ningún curador, porque su pintura habla por sí sola. 





Los elegidos:


GISELA BANZER 
(La Plata, 1964)

“Confío en que haya una vuelta a la valoración del oficio”






1- ¿Por qué eligió al realismo para expresarse? 


-Desde que empecé a dibujar, cuando era muy chica, sentí una gran atracción por los detalles y la nitidez en la imagen. El estilo realista es inherente a la concepción de mis obras. En mi última serie “Circo mitológico”, intento recrear escenas del circo, las ferias y todo aquello concerniente al maltrato animal y la extinción, como si fuesen fotos antiguas en sepia o coloreadas a mano. El realismo me ayuda a darle clima a la obra y carácter a los personajes. Que a veces son los mismos animales humanizados. Mi elección, tiene que ver también, con el desafío que implica pintar cada cuadro. Representar pelos, botones, pasto, agua, lentejuelas, tul, un iris, etc., necesita de cierta pericia técnica y dedicación, para arribar a un buen resultado. Parte de mi disfrute reside en eso.

“Espíritu Autóctono”, acrílico sobre lienzo, 100x80 cm, 2015

2- ¿Qué significa formar parte de una muestra que convoca únicamente a pintores realistas y cuál cree que es el panorama de este estilo en nuestro país? 

-Me parece positivo que la convocatoria sea para pintores realistas. “El realismo” necesita revalorizarse en algunos ámbitos. Las galerías son más conscientes de esto, por ser un tipo de pintura buscado en el circuito comercial. En los salones y convocatorias de arte de Argentina, la mirada generalmente está puesta en otros estilos. Como todo es cíclico, confío en que haya una vuelta a la valoración del oficio en la pintura. El realismo no permite engaños, hay que saber dibujar, pintar y dedicarle tiempo. La Argentina afortunadamente tiene muchos artistas referentes.

“El Paseador Nocturno”, acrílico sobre lienzo, 100x70 cm, 2015

3- El escenario artístico está plagado de propuestas alejadas de la pintura -como el happening, la instalación, la performance o el ready-made- ¿Qué opinión le merecen estas tendencias que parecen estar de moda?

-En la actualidad son muchísimas las disciplinas artísticas que conforman el universo del arte. Lo positivo es la búsqueda. Me parece importante poder salirse de caja, para pensar el arte en otras dimensiones. Lo negativo es el “esnobismo” de ciertos grupos que apuestan a un arte contemporáneo carente de conexión con la gente, de factoría pobre y poco vuelo. Pero esto no tiene que ver en sí con ninguna disciplina en particular. Puede pasar incluso en la pintura.



MAURO CANO 
(Mendoza, 1978)
"Se ha vuelto a revalorizar el esfuerzo"


1- ¿Por qué eligió al realismo para expresarse? 

-En realidad, en mi caso, no fue una cuestión de elección. Es más bien algo natural en mí. Desde muy niño necesité expresarme de mil formas diferentes pero siempre dentro de la figuración. Pasé por caricaturas, cómics, arte fantástico, surrealismo, etc. También es el lugar en donde siento que encuentro la pasión y los desafíos constantes. He experimentado en otros espacios creativos, pero no me encuentro de la misma forma que cuando vuelco mis empastes al realismo. Para mí, no fue una elección, siempre ha sido un camino natural por el cual transitar…y todos sabemos que el camino es “infinito”. 

“Mascota”, óleo sobre lienzo, 65x50cm, 2013

2- ¿Qué significa formar parte de una muestra que convoca únicamente a pintores realistas y cuál cree que es el panorama de este estilo en nuestro país? 

-Sinceramente me siento cómodo en cualquier tipo de propuestas expositivas, ya sea únicamente de realismo, o formando grupos eclécticos. Creo que el realismo ha tomado mucha fuerza estos últimos años en nuestro país y en el mundo. Se ha vuelto a revalorizar el esfuerzo, el talento, la dedicación y otros factores que en algún momento de la historia, parecían olvidados.

“Víctimas del Abandono”, óleo sobre lienzo, 76x65 cm, 2013

3- El escenario artístico está plagado de propuestas alejadas de la pintura -como el happening, la instalación, la performance o el ready-made- ¿Qué opinión le merecen estas tendencias que parecen estar de moda? 

-La verdad es que no me lo pregunto. Simplemente miro, escucho, aprendo, experimento con el disfrute nuevas formas de ver y de proponer arte. Me considero un espectador, un oyente, un lector de las propuestas artísticas. Por supuesto que tengo mi opinión y mis gustos personales, y como en todo, hay cosas que me fascinan y otras no me generan nada. Pero sobre todo, agradezco la diversidad y la fantasía de cada ser humano… la diversidad de cada artista sincero.

ALICIA CARLETTI 
(Buenos Aires, 1946) 
“Nos une la buena factura, la obsesión por el detalle y el goce por la pintura” 


1- ¿Por qué eligió al realismo para expresarse? 

Dentro de la figuración, el realismo es el lenguaje que me resulta fascinante, tanto el hacer como el resultado. Me permite crear imágenes sugerentes, ambiguas o amenazantes y en un clima aparentemente apacible. El realismo -meticuloso, detallista, barroco- es donde mejor me encuentro, me permite jugar con lo irreal, crear ese clima de imágenes reales en situaciones absolutamente irreales y mágicas. Una nena de siete años me dijo una vez, observando muy concentrada y con los ojos muy abiertos una obra mía: “¡Qué lindo! una nena de verdad, dentro de un cuento”. Ese comentario me fascino. 

“El Rosal”, acuarela sobre papel, 59x42 cm, 1996

2- ¿Qué significa formar parte de una muestra que convoca únicamente a pintores realistas y cuál cree que es el panorama de este estilo en nuestro país? 

-Es muy interesante porque se puede entender que hay muchas formas de representación a través de ese lenguaje. Tal vez lo que nos une es la buena factura, la obsesión por el detalle y el goce por la pintura.

“Jugando a las Escondidas”, óleo sobre lienzo, 150x130 cm, 1994

3- El escenario artístico está plagado de propuestas alejadas de la pintura -como el happening, la instalación, la performance o el ready-made- ¿Qué opinión le merecen estas tendencias que parecen estar de moda?

-Me interesan todas. La instalación me parece una disciplina muy interesante, tal vez de todas, sea la que prefiero. Pero lo bueno es que todas las manifestaciones conviven y ninguna destruye a otra. Digo esto porque en la década del 70 se hablaba de la muerte de la pintura de caballete, de tirar los pinceles y los que recién salíamos de Bellas Artes nos sentíamos mal… pero seguimos adelante y nada se murió.

JUAN MANUEL JAIMES ROY 
(Córdoba, 1975)
“Hoy el realismo es la vanguardia”


1-¿Por qué eligió el realismo para expresarse?

-Nunca lo tuve planeado o fue algo que decidiera. Creo si tengo que ahondar en mi psiquis, capaz sea un hecho personal. Desde muy pequeño, en mi niñez, buscaba que me salieran las cosas que dibujaba lo más parecido a lo que yo me imaginaba. Tal vez ese desafío, años atrás, es lo que me sigue hoy entusiasmando en el mundo del arte. Es un sinfín, no hay tope. Los límites en el arte no existen. Siempre hay nuevos desafíos manifestándose de una forma extraña ya que todo está en nuestras manos. Simplemente hay que saber cómo abordarlos. Con el tiempo me di cuenta que la belleza que existe en la naturaleza no se compara con la belleza del arte: son dos formas distintas. Pero si sé que en el arte, es el artista el que se encarga de indicarle al público, donde está la belleza que nos rodea. Como artista tengo el objetivo de mostrar lo inspirador que es el arte.

“Homenaje A Caravaggio”, óleo sobre lienzo, 40x70 cm, 2014

2-¿Qué significa formar parte de una muestra que convoca únicamente a pintores realistas y cuál cree que es el panorama de este estilo en nuestro país? 

-Siempre que participo de una muestra es una gran alegría, más en una de ésta envergadura. Se completa el círculo porque la obra sale del taller a expresar lo que yo hago en la privacidad; ajeno de las miradas, en donde estoy solo yo y mi arte. La muestra es el gran escaparate, donde uno se expone, buscar ser entendido y sobre todo apreciado. En Argentina existe un gran aprecio por el arte en general y creo que el público busca hoy el arte realista por el solo hecho que es más afín a sus sentidos. Hay que saber que el realismo es un gran abanico que va desde lo más icónico a la imagen más lúdica… Quizás la obra sean más o menos realista… y eso es un gran desafío en este ejecutar: que la técnica no supere la poética. Si una parte sobresale más, anula a la otra. Es por ello que la técnica simplemente tiene que ser el hilo conductor, el lenguaje que uno como artista usa para su poética o imagen artística. Lo realmente importante es el diálogo que produce la obra bien hecha con el público.

“Reflejos Negros”, óleo sobre lienzo, 20x20 cm, 2015

3-El escenario artístico está plagado de propuestas alejadas de la pintura –como el happening o el ready-made ¿Qué opinión le merecen estas tendencias que parecen estar de moda? 

-Estar a la moda es un acto efímero ya que la próxima temporada aparecerá, por ejemplo, otro atuendo para colgar en el guarda ropa. En el mundo del arte, la necesidad de mantener un gran mercado -que mueve mucho dinero a nivel mundial- necesita un “arte” que supla ciertos huecos que quedaron al descubierto después la muerte de quienes si fueron transgresores y grandes artistas generando un cambio en la manera de entender el concepto de belleza. Pero así fue como, a lo largo del siglo XX, quedó inhabilitado el oficio de pintar y en su lugar se comenzaron a ejecutar obras rápidas y en cantidad; y hoy vemos que esa cantidad no hizo calidad. Apiñar en los museos obras que solo complacieron -o complacen- a grandes mercaderes convirtió a estas supuestas propuestas “transgresoras” en el arte oficial; convirtiendo al arte realista o a la pintura de caballete en el arte de vanguardia gracias a la desacreditación por parte de la crítica oficial que sigue aferrada en decir que la belleza y la poética la tiene una instalación hecha con cosas que pueden estar en la góndola de un supermercado. Pero lo interesante de esto es que nosotros, como personas del siglo XXI que vivimos con la imagen diariamente, (explosión de la televisión, los celulares, las fotos, la computadora, el uso de YouTube, etc.) cuando vemos una obra de arte que nos alucina y apreciamos, tratando de buscar calificativos, decimos: ¡Parece una foto!

DANIEL KAPLAN 
(Buenos Aires, 1965) 
“Pintar un buen cuadro realista siempre es un misterio”


1- ¿Por qué eligió al realismo para expresarse?

-El realismo es una elección natural en mi necesidad de representar imágenes y sobre todo interpretar la luz que envuelve los cuerpos y la atmósfera en el espacio de la manera más consistente en los aspectos formales. Cuando nos referimos al término realismo, entiendo todo lo que representa algún aspecto de la percepción de la realidad, que no encuentro otra manera mejor de expresarlo. No necesariamente me refiero al foto realismo.

“A la Espera”, óleo sobre lienzo, 90x150 cm, 2010

2- ¿Qué significa formar parte de una muestra que convoca únicamente a pintores realistas y cuál cree que es el panorama de este estilo en nuestro país? 

-Siempre es un gusto poder mostrar mi trabajo junto a otros artistas de gran talento y con enfoques distintos. Creo que en Argentina hay grandes artistas realistas comenzando por Antonio Berni. Artistas que han re significado y renovado el arte contemporáneo, en lo personal, admiro mucho la obra del escultor Carlos Distéfano y las obras del grupo mondongo.

“Venus Criolla”, óleo sobre lienzo, 90x135 cm, 2012

3- El escenario artístico está plagado de propuestas alejadas de la pintura -como el happening, la instalación, la performance o el ready-made- ¿Qué opinión le merecen estas tendencias que parecen estar de moda?

- No todo el mundo tiene la voluntad o la dedicación para formarse estéticamente y pintar en forma tradicional, clásica… o realista. Pero hay muchas formas de pensar y muchos cambios que van muy, muy rápido de los que ni uno mismo puede darse cuenta. Hay que estar abierto al artista nuevo, al que está por venir y ver si capta algo genuino de toda esta realidad tan compleja. Creo que hoy un cuadro realista es algo antiguo y yo lo pinto sólo porque creo en ello. Hay una gran diversidad de procedimientos artísticos y es normal que así sea.... La pintura en sí es un medio, con una larga historia que se renueva permanentemente, pero sobre todo depende de la capacidad del artista y de que éste tenga algo genuino para transmitir. No estoy en contra del happening, ni del performance, ni de ningún otro medio… Hay ejemplos válidos que mixturan lo moderno y lo clásico, como en el caso del belga Michael Borremans que pinta cuadros muy realistas pero también presenta videos que son como pinturas. Creo además que hay ejemplos súper interesantes como en el arte callejero –lo que hace Bansky-. También me interesa el trabajo del brasilero Vik Muniz, especialmente a partir de ver el documental “Basura extraordinaria” y lo que hace en Río de Janeiro trabajando en los basureros con la gente de ahí mismo. Creo que cuando hay un gran artista detrás, cualquier medio es válido y teniendo un sentido visual refinado, con inteligencia artística, realmente se puede lograr algo innovador. Estos artistas que te nombro están marcando una tendencia nueva y tienen un alcance de difusión masiva increíble que también me parece súper importante. Les transmiten ideas nuevas a todo el planeta y eso es valioso. Por otro lado también entiendo que crear una buena pintura siempre ha sido complejo –lo ha sido y lo será- y que la formación de un artista plástico, que puede ser autodidacta como académica, importa si tiene una comprensión del fenómeno esencial del arte ¿no?...si capta la sustancia que está detrás. Pintar un buen cuadro realista siempre es un misterio y algo que sucede cada tanto. 

LA FICHA:


Muestra: "Realismo Argentino"

Fecha: del 1 de febrero al 4 de marzo 

Lugar: Colección Alvear de Zurbarán en Avenida Alvear 1658 de Buenos Aires.

Visitas: De lunes a viernes de 12 a 20

Exponen: Jorge Álvaro, Gisela Banzer, Gabriel Berlusconi, Marcos Borio, Alicia Carletti y Ricardo Celma, Andrés Compagnucci, Juan Manuel Jaimes Roy, Daniel Kaplan, Fabián La Rosa, Juan Lascano, José Marchi, Victoria Martín, Sebastián Mesa, Silvana Robert, Gabriel Sainz Carlos Scaglione, Agustín Viñas, Mauro Cano, Florencia Aise y Natalia Sánchez Valdemoro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario